¿DECIDIDO? IMPORTANTE CERRAR LA PUERTA CON CUIDADO AL SALIR


Si estáis en ese momento en el que, tras muchas vueltas y consideraciones, ya habéis tomado la decisión de poner fin vuestra relación de pareja, no hay fórmulas mágicas para encontrar la solución, pero sí algunas cosas que os pueden ayudar a afrontarlo.

Seguramente los últimos tiempos no habrán sido fáciles: las cosas no han salido como esperabais, os habéis distanciado en algún punto y ya no conseguís encontraros, no reconocéis a la persona con la que habéis compartido algunos años de vuestras vidas, nunca imaginasteis que podrías acabar así, lo habéis intentado todo pero las cosas no funcionan…

Son muchos los sentimientos y emociones que pueden estar presentes en este proceso: quizás frustración, cansancio, miedo, tristeza, dolor… y en algunos casos incluso ira y odio.

Y en medio de este tsunami emocional tenéis que abordar la tarea de arreglar las cosas e ir tomando medidas que materialicen la decisión y que os conduzcan a lo que va a ser vuestro futuro.

PENSAIS: ¡¡¡CÓMO LO HACEMOS!!!

Vamos con algunas cosas os pueden ayudar:

– Identifica lo que sientes, las emociones que están más presentes en el proceso; ponles nombre y trata de identificar aquellas cosas que te permiten controlar y calmar las que más te perturban.

-Ten presente que en un momento así, es muy probable que la percepción de la realidad esté distorsionada, es decir, de la misma manera que tu pareja no era la persona excepcional y perfecta que tú veías cuando todo iba bien, ahora tampoco es todo tan terrible; solo estas eligiendo destacar solo una parte de la realidad.

juego de percepciónEs algo parecido a lo que pasa cuando observamos este dibujo: alguien verá una joven bella y otros una anciana, las dos están ahí, las dos son “verdad”. Tú puedes elegir qué ves; son dos partes de una realidad global.

 

 

– Cuidado con los pensamientos y mensajes negativos, que a veces son recurrentes, procura no regodearte en ellos; el efecto que eso provoca es similar al que tendría echar sal en una herida abierta: no ayuda a cicatrizar y duele mucho.

– Céntrate y trabaja sobre lo positivo, tanto del pasado como del futuro; está ahí, solo es tu estado de ánimo lo que te impide verlo.

– Tienes que tener el objetivo claro y centrado en el presente: llegar a los mejores acuerdos para cerrar este periodo de una forma digna que os permita estar en las mejores condiciones para afrontar el futuro.

– Cuídate mucho en este proceso, mímate, date tiempo y sobre todo busca la calma. Afronta este reto como una oportunidad de utilizar tus habilidades y salir reforzado o reforzada de esta crisis. Puedes convertirte en una persona más hábil y más sabia.

-Aunque a veces lo que te pide el cuerpo y la mente es hacer todo lo posible para perjudicar a la persona de la que te quieres separar, eso solo tiene un efecto seguro: te daña a ti y perjudica el proceso; lo hace difícil, largo y perjudicial.

Si te centras en tratarlo todo con cuidado tú te sentirás mejor y sanaras más rápido y como efecto colateral preservaras a todas las personas cercanas e implicados de un modo u otro: vuestros hijos, si los tenéis, vuestras familias, los amigos, etc.

Podéis hacerlo, seguro que tenéis las herramientas adecuadas para ello, pero si no os sentís con fuerzas de abordarlo solos, acudid a profesionales que os puedan ayudar a trabajar y avanzar en esta línea. Un buen mediador trabajará con vosotros para crear ese espacio neutral para que todo esto se dé.

MUCHO ÁNIMO!!!

Celeste Alonso Antón

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *