¿QUIEN DESBLOQUEA ESTE PAIS?


imagesLlama poderosamente la atención la situación política en la que nos encontramos. Para unos no tiene explicación. Para otros la culpa es del de enfrente que no está haciendo nada. Hay algunos que ven en la situación actual el preludio del apocalipsis. Sea cual sea la opción la realidad es que nunca nos habíamos visto en otra como esta. Osea, es la primera vez en la historia de nuestra “reciente” democracia en la que hay que repetir ¿cuatro? veces unas elecciones para ver si las urnas consiguen desbloquear lo que los políticos no logran.

Independientemente del signo político, estamos claramente ante un conflicto. Un conflicto de intereses en el que los intereses no están teniendo el protagonismo que deberían. Me explico. Los conflictos aparecen al existir algún bien o valor finito y no existir suficiente cantidad del mismo que pueda satisfacer a las partes interesadas. En este caso el bien o valor en “conflicto” parece que es el poder. Si fuera realmente la política como lo relativo a la vida de la polis la situación estaría tomando otros derroteros.

Así que creemos que la cuestión es una cuestión de poder. Parece que se habla de sillones, líneas rojas y demás cuestiones de “Estado” como elemento de poder.

Y ¿qué es lo que está pasando? Planteamos la hipótesis de las posiciones e intereses. Sin entrar a valorar si hacer política es repartir poder o interesarse por dirigir al pueblo (que no es lo mismo), lo que está claro es que los “representantes” elegidos parecen instalados en sus posiciones y no son capaces de bajar a los intereses y necesidades. Aunque sean los suyos propios. (Sería muy inocente esperar que piensen en las necesidades e intereses de la ciudadanía). La pregunta del millón podría ser “¿Para qué necesito tener ese poder?”, en vez de mantenerse en “Quiero poder” “No te doy poder”. Desde la cultura del ganar-ganar este tipo de bloqueo se puede modificar y permitir que todos ganen (aunque sea una parte de ese poder).

Es muy difícil esperar que los elegidos gobiernen cuando no están siendo capaces de negociar.

Tan inocente como esperar que la política se dedique a resolver las necesidades de la ciudadanía es pensar que nuestra labor mediadora pueda ser llamada a escena. Aún así, desde Solver: servicio integral de resolución de conflictos nos ponemos a su disposición. (je, je).

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *