Mediación Escolar (Cómo Educar para Resolver por Uno Mismo)


El cambio de valores en la sociedad actual ha generado un amplio debate sobre la convivencia que, como no podía ser menos, también afecta a la comunidad educativa. Nuestros centros educativos ya no deben preparar exclusivamente en el ámbito de los conocimientos, sino que deben tratar de formar a ciudadanos competentes, no sólo competitivos, en la utilización de abundante información, en el uso de las nuevas tecnologías, con una buena capacidad de gestión, a partir de valores éticos ejercidos desde la convicción. Educar para el conflicto y para su gestión positiva es educar en valores, como establecen Binamuro y Beatriz Muñoz.

 La convivencia escolar adecuada es un requisito para un proceso educativo de calidad, siendo igualmente su resultado. Convivencia y aprendizaje son dos aspectos estrechamente ligados entre sí, que se condicionan mutuamente y que requieren que el respeto de derechos ajenos y el cumplimento de obligaciones propias se constituyan en finalidad y en un verdadero reto de la educación actual en su compromiso para conseguir una sociedad mejor. Esto lo recoge y reconoce el Decreto 51/2007 por el que se regulan los derechos y deberes de los alumnos y la participación y los compromisos de las familias en el proceso educativo en Castilla y León.

Los procesos de mediación escolar como sistemas de resolución de conflictos pueden verse como la consecuencia lógica de una realidad compleja en la que las relaciones de convivencia a nivel social, familiar, laboral, escolar, etc, han sufrido variaciones muy profundas y rápidas en las últimas décadas. Las formas clásicas de regulación de la convivencia no parecen ser suficientes ante la diversidad de visiones en una situación de conflicto. Son necesarias, por tanto, otras estrategias adaptadas a las nuevas dinámicas de convivencia actuales que exigen no sólo obtener los objetivos deseados, sino también mantener las relaciones interpersonales como base de una convivencia pacífica, no violenta y respetuosa con los demás.

Cuando un centro educativo opta por introducir la mediación está apostando por el trabajo en equipo. Es necesario sensibilizar a todos los sectores de la comunidad educativa: familias, profesorado, alumnado, personal de administración y servicios y demás agentes educativos del entorno a quienes se invita a participar en el proceso de cambio hacia una nueva cultura del Centro e incluso a formar parte del grupo de mediadores, con la formación previa adecuada.

Según Carmen Boqué son varias las mejoras que genera la implantación de la mediación en el aprendizaje del alumnado y en el clima escolar del centro. Así destacamos aspectos positivos de la mediación como son:

  • Promover soluciones satisfactorias entre las personas implicadas evitando que se manifiesten posturas antagónicas de ganador- perdedor.
  • Fomentar entre los alumnos el cumplimiento de normas y acuerdos tomados en el proceso, los compromisos.
  • Suscitar la participación, responsabilidad, creatividad y comunicación.
  • Generar capacidad para tomar decisiones.
  • Impulsar el trabajo en equipo.

Ana Belén Sevillano y Celeste Alonso. Mediadoras. “Solver: Servicio integral de resolución de conflictos”.

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *