¡¡BAILANDO CON NUESTROS DRAGONES!!


En otras entradas de este blog hemos dejado patente nuestra apuesta por modelos alternativos de resolución de conflictos, comunicación cooperativa, custodia compartida, modelos educativos positivos, protección de las relaciones de pareja, etc. Si algo tienen en común muchos de estos modelos es el abordaje de diferentes aspectos de nuestra vida de manera distinta a la competición, la lucha, el ganar frente a perder.

Desde esta apuesta por nuevos paradigmas de relación nos acercamos hace tiempo a modelos organizativos de proyectos que pudieran incluir algunos de los principios en los que creemos. Así apareció en nuestras vidas el Dragon Dreaming (sueño del dragón), herramienta que permite a comunidades, empresas y personas desarrollar proyectos de forma integral con su filosofía de comunicación carismática y una cultura de “ganar-ganar”. Promueve, tanto el crecimiento personal de cada individuo, como el desarrollo de comunidades igualitarias y de apoyo, y la responsabilidad activa hacia el medio ambiente a través de cuatro pasos: Sueño, planificación, acción y celebración. Parte de la novedad estriba en incluir el sueño y la celebración como fases de un proyecto. Nuestra forma organizativa occidental suele reducir este trabajo a planificar y actuar, con lo que a veces nos encontramos que las cosas fallan porque no estábamos todos con la misma idea (sueño) o porque no hemos evaluado suficientemente lo que estamos haciendo (celebración).

Normalmente a todos nos gusta vivir dentro de nuestra zona de confort. Esto significa que preferimos vivir de la manera y en el lugar que conocemos y con las personas con las que nos sentimos cómodas. Así nos sentimos seguros. Apenas somos conscientes de que lo que no sabemos es mucho más que lo que sabemos. Sólo podemos aprender si salimos de nuestra zona de confort. Esto lo podemos hacer de manera voluntaria, a través de un viaje a un país extranjero con una cultura desconocida; pero también sucede de manera involuntaria, como en situaciones desconocidas e impredecibles de nuestra vida; o a través de personas que tienen un concepto del mundo completamente diferente porque tienen otros conocimientos y viven en una zona de confort diferente a la nuestra.

Muchas veces nos enfadamos con estas personas. Pensamos que sabemos más, discutimos, criticamos e insistimos en tener la razón. Así se crean los conflictos. Y a menudo esos conflictos no se solucionan de manera productiva, sino que se recrudecen. En el mejor de los casos generan posiciones enfrentadas entre las personas. En el peor de los casos se rompen proyectos, comunidades o relaciones.

Pero si conseguimos superar nuestros límites y abrirnos, dejando de ser alguien que siempre quiere tener la razón para convertirnos en una persona curiosa y abierta, entonces podemos aprender a valorar las situaciones difíciles como oportunidades para aprender. En eso consiste “BAILAR CON TUS DRAGONES”, no se trata de evitarlos, ni de luchar, sino de integrarlos y superar los cuestionamientos que nos hacen.

Desde SOLVER: Servicio integral de resolución de conflictos apostamos por acompañar estos procesos de “salida” de la zona de confort y seguimos trabajando desde nuevos paradigmas de comunicación, acción, organización, que permitan crear estos nuevos espacios.

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *