LOS CONFLICTOS EN LA VIDA UNIVERSITARIA


Hoy queremos aprovechar el espacio de nuestro blog para agradecer a la UVA la oportunidad que nos ha brindado de trabajar la resolución alternativa de los conflictos que surgen en la Universidad. Son varios los talleres que hemos impartido a lo largo del 2017 y la experiencia ha sido realmente satisfactoria.

A lo largo del diseño de esta propuesta, siempre nos pareció que era imprescindible la participación de todo el colectivo universitario en sentido amplio: profesores, investigadores, catedráticos, personal de administración y alumnos. Cierto es que, de momento, el colectivo más representando ha sido el de profesores, pero todos han estado presentes y esto nos ha permitido constatar que ninguno de ellos es ajeno a las dinámicas que se generan en el día a día de esta institución y todos han tenido muchas y muy interesantes ideas que aportar en el análisis de los conflictos.

Inicialmente hemos tenido que lidiar con la sensación de frustración que genera intentar cambiar algo en una entidad con tanta tradición como es esta, sobre todo cuando pretendemos hacer los cambios desde lo global a lo particular. Sin embargo la visión alternativa del conflicto que planteamos en nuestro taller ha abierto la puerta a otra perspectiva, y nos ha permitido entender qué cosas están en nuestras manos y cómo pequeños cambios en la visión, en la filosofía y, consecuentemente en la acción, pueden ir generando el CAMBIO más global.

También ha sido sintomático observar como todos los grupos han destacado los mismos tipos de conflictos; algunos de los más comunes han sido, por ejemplo, los que se generan entre los alumnos y los directores de los TFGs (trabajos de fin de Grado); los problemas que se dan en las aulas cuando los alumnos tienen perfiles muy diferentes; las barreras y dificultades en los trabajos en equipo; conflictos en la organización del trabajo y en la relación con los jefes de departamento y entre los compañeros; la dificultad de acatar órdenes basadas solo en el poder jerárquico…. Seguro que algunos de ellos os suenan.

Hemos tenido ocasión de aprender a enfrentarnos al conflicto de un modo diferente y hemos ensayado algunas herramientas que nos van a permitir abordarlo de un modo más eficaz. La implicación de los participantes ha sido muy activa con lo que han podido probar muchas cosas que les harán sentirse más capacitados, más seguros y mucho más eficaces a la hora de abordar su resolución.

Rescato algunas de sus valoraciones:

“Este curso me ha abierto la puerta para ver que los conflictos se pueden abordar de manera distinta”

“Es necesario tener formación en este tema y sería esencial que todos estuviésemos formados”

“Lo que más me ha gustado es la aplicabilidad práctica de lo aprendido”

“Me ha parecido muy útil y algo que debería estar más incorporado a la formación del profesorado de manera obligatoria”

Os animamos a que, cuando tengáis ocasión, probéis a acercaros a este modo de entender el conflicto. Seguro que también os sorprenderá.

Share

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *